7

Culhuacán: santuario y murales

EXPERIENCIAS · Históricas, Parques
Tómate 2 horas

Imagina...

Culhuacán, el centro cívico y religioso más antiguo del Altiplano central de México, resguarda importantes escenarios religiosos, donde sus habitantes aún mantienen vivas coloridas fiestas y celebraciones. ¡Conócelo!

  • Un poco de historia

Sus fundadores, los colhuas, eran una tribu nómada procedente del norte que hablaba la lengua náhuatl. Hacia el siglo VII (670 d.C.) establecieron su capital al pie del Cerro de la Estrella y la denominaron Culhuacán, que significa “lugar con joroba” o “lugar de colhuas”.  Junto con los tepanecas de Azcapotzalco ejercieron su hegemonía sobre el Valle de México. Fueron los mexicas quienes, a mediados del siglo XIII, invadieron Culhuacán y, como resultado de emparentar con los colhuas nobles, en 1376 ofrecieron un príncipe noble llamado Acamapichtli, descendiente de herencia tolteca. Así, el primer Tlatoani mexica fue originario de Culhuacán, dando paso a la dinastía de tlatoanis o reyes mexicas.

A principios del siglo XX esta población aún era rural, con una economía basada en el sistema de chinampas, que producía hortalizas y flores en abundancia; además, se explotaban algunas canteras de Culhuacán y del Cerro del Marqués. Por desgracia, las últimas chinampas de Culhuacán, colindantes al Canal de la Viga, fueron desapareciendo poco a poco. 

  • Voces y anécdotas del ayer

La Leyenda de la Cuevita es la más conocida de Culhuacán. Narra la experiencia de unos canteros que escucharon el llanto de un niño mientras trabajaban. Extrañados porque sólo debían oír el ruido de sus instrumentos, fueron al interior de una cueva de donde procedía el sonido y quedaron sin habla al descubrir la imagen de un Cristo negro (Señor del Calvario), acompañado de dos ángeles arrodillados frente a él. Después de recuperarse de la impresión, corrieron a dar aviso de esta milagrosa aparición al cura y a los demás pobladores, lo que originó la creación de una pequeña capilla en el interior de la cueva.

  • Tómalo en cuenta

Uno de los compromisos adquiridos que tienen los habitantes de Culhuacán, desde pequeños, es no perder las tradiciones que les dan identidad y arraigo. Tal es el caso de la Fiesta de la Santa Cruz, que nació cuando los canteros de Culhuacán realizaron varias cruces de piedra en la tercera década del siglo XVI. La cruz suele “vestirla” el padrino con un cendal (lienzo de tela largo) y flores; se le prenden ceras y copal, se sirven atole y tamales a los concurrentes, y se celebra una misa. La fiesta dedicada a San Salvador, en la capilla del Calvario, reúne a la población que llega a pagar los favores recibidos con Las Mañanitas, arreglos florales y otros obsequios para el Señor del Calvario. La mayordomía encargada de la Fiesta de San Juan Evangelista, patrono de la parroquia, es permanente y se hereda de padres a hijos. La cooperación del pueblo es esencial para efectuar esta celebración; el templo luce sus mejores galas.

 

 

Ideal para...

Vívela

por la mañana o por la tarde

Hashtags

#Culhuacan #ExconventoSanJuanEvangelista #CDMX

Comiénzala aquí

15 de Septiembre 45, Culhuacan,Ciudad de México, CDMX 09800

CDMXSafe TravelsSeguridad turística
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de uso de CDMXTravel.com. Más información.