La flor de cempasúchil y su importancia en nuestra cultura

EXPERIENCIAS · Ciudad para todos
Tómate 0 horas

Imagina...

El nombre de cempasúchil procede de la palabra en náhuatl cempōhualxōchitl, que significa flor de 20 pétalos.

 

Cosechada a finales de octubre, la flor de cempasúchil fue venerada por los aztecas. Según las leyendas, se dice que la primera vez que se usó la flor de cempasúchil para los altares fue en Malinalco, donde adornaban las tumbas con ramos de pequeñas flores amarillas –cempōhualxōchitl–, pues creían que estas flores poseían la habilidad de guardar en sus corolas el calor de los rayos solares. Después los aztecas se apropiaron de esta tradición y con el paso del tiempo se volvió en la flor de los altares mortuorios.

El color amarillo de la flor de cempasúchil representa el sol, y al regarla en forma de camino, se le indica a las almas el rumbo por el cual se les guía de regreso a su dimensión telúrica. También pinta el camino a los muertos para reconocer a sus vivos y a su propia ofrenda. Por ello es que es tan importante no perder la costumbre de crear ofrendas.

Se sabe que la fecha para celebrar a los muertos en México son los días 1 y 2 noviembre, que es justo el mejor momento para poder apreciar su intenso olor y color que a veces discurre en tonalidades naranjas. La importancia de la festividad del Día de Muertos del pueblo mexicano y el culto hacia ellos, radica en las diferentes celebraciones que se realizan en torno a sus usos y costumbres.

Existe una leyenda popular sobre la flor de cempasúchil que cuenta la historia de Xóchitl y Huitzilin, que se amaban y todas las tardes subían a lo alto de la montaña a llevarle flores a Tonatiuh, el padre sol, jurando ante él amarse más allá de la muerte. Un día llegó la guerra y los amantes se separaron, pronto llegaron las noticias de que Huitzilin había muerto en la guerra, Xóchitl sintió que su corazón se rompía y le pidió a Tonatiuh, que la uniera por siempre con su amor y con uno de sus rayos la convirtió en una flor. Luego llegó Huitzilin, en forma de un colibrí, posándose en el centro de la flor, y al instante la flor se abrió en 20 pétalos, surgiendo de ahí la flor de cempasúchil, la flor de los muertos.

Por esta razón se ha convertido en un ícono de nuestra cultura dentro de los festejos mortuorios, ya que más allá de deleitar la vista, es un elemento que no puede faltar en los altares, tan importante como la comida, las calaveritas de dulce y el pan de muerto que representan a esta gran festividad mexicana, cautivando y llamando la atención de todo el mundo por su idílica presencia. 

Imágenes: MXCity.

Ir al Mercado de Jamaica para admirar y comprar las flores

Visitar las ofrendas de la ciudad

Poner altar en el hogar

Ideal para...

Vívela

por la mañana o por la tarde

Hashtags

#Historia #MercadoDeJamaica #DíaDeMuertos

Comiénzala aquí

Guillermo Prieto 45, Magdalena Mixhuca, Jamaica. 15800

Otros usuarios también vieron

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de uso de CDMXTravel.com. Más información.