Una palma en medio del Paseo de la Reforma

Imagina...

El Paseo de la Reforma es una avenida emblemática de la CDMX, que fue concebida por el emperador Maximiliano de Habsburgo hacia el siglo XIX. En aquella época, se le conocía como el Paseo de la Emperatriz, y servía como camino directo al entonces Palacio Imperial (hoy Palacio Nacional) desde el Castillo de Chapultepec (hogar de los emperadores).

Al mismo tiempo, se construyeron camellones maravillosos y jardines al estilo europeo para adornar el camino. Tiempo después, entre 1872 y 1876, con el gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada, se le añadieron cuatro glorietas con flores endémicas.

A pesar de ello, es conocido que el estilo de Campo Elíseos que tenía la calle fue idea de Porfirio Díaz, en el marco de sus iniciativas para engalanar y afrancesar la urbe. Asimismo, se colocaron monumentos como el de Cuauhtémoc, Cristóbal Colón y el icónico Ángel de la Independencia. Pero al recorrer este camino, ya sea en coche, bicicleta o a pie, destaca una glorieta en especial, al no ser monumento o alusión a ningún hito nacional: la mítica palma.

Este monumento natural tiene casi 100 años de edad, ya que la primera foto donde aparece data de 1920. En ella, la planta aparece muy pequeña, lo que ha hecho a algunos investigadores deducir que fue sembrada a finales del siglo XIX, de cuando datan los proyectos que pretendían embellecer el Paseo de la Reforma.

Por desgracia, hay quienes pelean que la glorieta debe ser removida, porque no es un árbol mexicano. También hay varios ecologistas que desean llevarla a CU para cuidarla y que no se deteriore, sin embargo, esta idea no ha logrado llevarse a cabo.

Pero a decir verdad, la palma ya es parte de la ciudad y es el misterio que la envuelve lo que la hace más especial. Los coches día con día son testigo de cómo esta planta ha sobrevivido décadas, sismos y contaminación. Se desconoce cuántos años más quedará parada ahí, presenciando el ajetreo citadino que caracteriza a esta avenida y funcionando como punto de encuentro para quienes dicen “nos vemos en la Glorieta de la Palma”.

En 1992 el doctor Silvio Zavala publicó un texto titulado "Una palmera y una idea en el Paseo de la Reforma'' (El Búho, 29/III/92), en el que por primera vez se hablaba del proyecto de edificación de "una pirámide trunca que recordaría la base idiomática y cultural de los pueblos precolombinos''

 

Recorre la ciudad 

Visita los monumentos citadinos 

 

Hashtags

#PaseoDeLaReforma #GlorietaDeLaPalma #CDMX

Otros usuarios también vieron

CDMX
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de uso de CDMXTravel.com. Más información.